Basuras...¡Qué caro!!
61
single,single-post,postid-61,single-format-standard,_masterslider,_msp_version_2.25.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
compost-709020_1280

Basuras…¡Qué caro!!

compost-709020_1280Cuando pienso en la cantidad de dinero que destina cualquiera de los municipios de nuestro entorno en deshacerse de la basura, pienso ¿Cómo no se le habrá ocurrido a nadie sacarle un rendimiento económico en el propio lugar de su producción ?. Con la escasez de recursos tanto energéticos como materias primas que padecemos, ¿no será conveniente darle una pensada al tema de la basura?.
Ahora que tan de moda está decir que tenemos que ser competitivos, antes de aplicar condiciones de semiesclavitud a los trabajadores, nadie nos cuenta lo costoso que resulta  la energía y las materias primas para producir.

Pongamos un ejemplo bien simple, si un pequeño emprendedor de nuestro entorno se le ocurre producir las flores de temporada que se ponen en los macizos de su pueblo, y en balcones y pequeños jardines particulares, podría pensar fíjate están trayendo flores que seleccionan las semillas en Holanda, enmacetan en Italia, con turba rusa y macetas portuguesas de plástico del golfo Pérsico. Si lo hago aquí estoy seguro que debe ser rentable.
En el momento que quiera traer las materias primas que necesita y piense en el agua que precisará, la energía que empleará en calefactar la instalación y no te cuento si además tiene que pensar en el la parcela, trámites burocráticos… Se dará cuenta de que la flor que produce tiene un coste superior a los 0,80€ que vale en el vivero de su pueblo. Después del gran desencanto que se llevará, encontrará la solución : “que produzcan ellos”, que si hay mercado ya lo vendo yo.
Esta fatídica frase es la que nos lastra desde hace demasiado tiempo.
Bueno entonces ¿Dónde está nuestra posible solución ?, yo apuesto por la siguiente:
Analicemos primero los componentes que precisamos para nuestro producto, en primer lugar la semilla. Vamos a seleccionar nosotros mismos ,aquí de las flores que mejor se dan en nuestro pueblo. Es posible que no sean tan espectaculares como las foráneas pero seguro que mas resistentes.
En segundo lugar, el sustrato empleado será un compost de origen vegetal fabricado en la planta de compostaje de nuestro pueblo, procedente de los restos vegetales originados en nuestro municipio. El abono empleado procederá del vermicompostaje realizado con restos orgánicos gracias a unas pilas de lombricultura.
La maceta de dos orígenes, el primero la reutilización, todas las macetas que se van a ir al cubo de la basura las utilizaremos una y mil veces, y en otros casos las fabricaremos de restos de serrín y papel procedente de la basura. Estas son macetas que se incorporan directamente al suelo formando parte del cepellón.
El agua sin duda procederá de la depuradora, agua no potable, con un costo muy inferior al precio del agua que nos llega a nuestra casa. Y reutilizaremos ese agua hasta siete veces antes de perderla.
Y por último la energia para calefactar el semillero o el plantón durante los meses fríos lo haremos con astilla procedente de nuestras podas no compostables.
Ah, se me olvidaba, la energia del reparto lo haremos con biodiesel procedente del aceite usado de cocina.
No sé si aún nuestra planta podrá competir en precio con la traída de lejos, pero notad que hemos producido nosotros (generamos empleo), y hemos utilizado materias primas que no solo no cuestan sino que nos resultará más barato eliminar nuestras basuras puesto que disminuiremos su volumen.
Antonio San Segundo
Ecocivitas
1Comment
  • Belen Escribano
    Posted at 23:08h, 03 diciembre Responder

    Me gustaria poner en funcionamiento en mi pueblo la recogida selectiva de materia organica.
    Me gustaria que me asesores sobre que pasos he de realizar

Deja tu comentario