Discapacidad y empleo...¿con la que está cayendo?
38
single,single-post,postid-38,single-format-standard,_masterslider,_msp_version_2.25.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
future-431270_1280

Discapacidad y empleo…¿con la que está cayendo?

future-431270_1280Los que trabajamos en la integración laboral de personas con discapacidad, en mi caso con la discapacidad intelectual, damos por sentado algunos parámetros que sin embargo la sociedad en general no tiene tan claros. Por ejemplo, todos damos por sabido que el trabajo para las personas con discapacidad es un derecho, como para el resto de los colectivos, faltaría mas. Pero en realidad nosotros lo contemplamos también desde el punto de vista de los deberes. Me explico. La sociedad en general piensa que la persona con discapacidad es una carga social que solidariamente tenemos que atender porque en cualquier momento podemos ser nosotros la persona con discapacidad o algún familiar directo. Sin embargo, si nos colocamos en el punto de vista de la persona con discapacidad entenderemos que también quieren participar en el desarrollo de su comunidad, aportar lo que puedan. No se sienten bien siendo el centro de la solidaridad, ni te cuento si se ven centro de la caridad…

Desde el punto de vista puramente economicista (lo que gusta ahora esto) también veremos claramente que para el conjunto de la sociedad es mejor que aporten lo que puedan, aunque no sea suficiente para cubrir todos los gastos que originan. Esto es fácil de explicar con un ejemplo: si mi comunidad tiene que poner sobre la mesa 30.000€ para que viva dignamente una persona con discapacidad durante un año, ¿no será menos gravoso si esta persona realiza tareas laborales que tengan un valor de, por ejemplo, 10.000€ anuales?

Por otra parte, compartiréis conmigo que el trabajo va más allá de un medio para comer todos los días. El trabajo amplia mis relaciones personales, influye en mi autoestima, me propone retos de progresión continua, en definitiva siempre que hablemos de un trabajo digno estamos mejorando nuestra salud personal. Ahora con esta sangría de personas en las colas del paro este asunto lo entiende todo el mundo, y no es plato de gusto verse en esa situación, ni siendo joven ingeniero, ni persona con una discapacidad severa.

Ya imagino a alguno de vosotros diciendo: ¡si hombre no hay trabajo para los “normales” y se lo van a dar a las personas con dificultades! Miradlo desde el punto de vista siguiente, lo importante del candidato para un puesto de trabajo es que su perfil sea el adecuado, por ejemplo ¿Es importante si el conductor del AVE es joven o mayor, si es alto y guapo?, evidentemente no, porque esas características personales no influyen en su tarea, sin embargo si será importante que vea bien o que sea un excelente conductor ferroviario.
Bueno pues hay perfiles laborales en cualquier comunidad sea rural o urbana para todo tipo de personas con y sin discapacidad. Tengo un amigo que es el controlador de entrada y salida de mercancías de un centro logístico que va en silla de ruedas desde pequeño. Sus jefes cuentan que no ha habido otro con mejor desempeño en las tareas que le tocan.

No soy un experto pero en una ocasión escuche a uno que si lo era decir:

“No importa si el gato es negro o blanco, lo importante es que cace ratones”

Antonio San Segundo

No Comments

Post A Comment